domingo, 3 de octubre de 2010

COMO ESTUDIAR MATEMÁTICAS


En la mayoría de los centros educativos, se puede ir aprobando (e
incluso sacar notables) la asignatura de matemáticas en la ESO
aprendiendo únicamente la mecánica de resolución de problemas modelo.
A veces, hasta es posible llegar a un aprobado con este sistema de
trabajo en 1 de bachillerato.
Sin embargo, el aprendizaje real de las matemáticas requiere otro
tipo de enfoque, un sistema de estudio diferente. Se pueden señalar dos
aspectos claves para conseguir aprender matemáticas realmente. Éstos
son: comprensividad, significación y memorización
MEMORIZACIÓN: en contra de lo que piensan muchos
jóvenes estudiantes, es imprescindible disponer en la
mente de gran cantidad de fórmulas, principios,
teoremas y valores numéricos. La retención de esta
información es lo que se entiende por memorización.
COMPRENSIVIDAD Y SIGNIFICACIÓN: el estudiante debe
dar un significado a lo estudiado de modo que pueda
ver su utilidad y aplicación en los problemas. Esto no
es posible si no hay una adecuada comprensión de los
conceptos. La representación mental de estos conceptos es una gran
ayuda para conseguir la significación. Por ejemplo, el aprendizaje de
que el producto escalar de dos vectores perpendiculares es cero, es más
fácil y potente si hacemos el ejercicio mental de imaginarnos dos
vectores perpendiculares y si mentalmente escribimos un cero en el
ángulo que forman.
A continuación, veamos los pasos que hay que dar en una sesión o
programación de estudio en la que se pretende aprender un tema de
matemáticas.
1) Lectura comprensiva de apuntes o libro de texto.
2) Elaboración de un esquema o resumen, desarrollando qué significa
cada letra y expresión.
3) Memorización de los conceptos.
4) Intento de resolución de los problemas y ejercicios mandados por el
profesor.
5) Tomar buenos apuntes de la corrección de esos problemas:
- Tomar conciencia de los errores → I M P O R T A N T E
- No copiar sólo la resolución. Hay que tomar nota de los
comentarios del profesor.
- En casa hay que elaborar principios y comentarios que se
añadirán al esquema o resumen.
6) El mismo día de la corrección, hay que volver a hacer esos problemas
según esta secuencia:
- Hoja en blanco
- Copia del enunciado
- Resolución del problema sin mirar la solución ¡hasta el
resultado final!.
Sólo cuando se ha llegado al final o cuando se reconoce que uno no
sabe resolverlo, se consulta a los apuntes.
7) Para la preparación del examen, siempre es bueno intentar resolver
ejercicios diferentes a los manda el profesor. Suele ser una gran
ayuda conseguir exámenes de otros años del mismo profesor.
Por último, un par de consideraciones sobre cómo deben ser ordenar
los apuntes de matemáticas:
Toma siempre los apuntes en hojas del mismo tamaño, a ser posible
tamaño DIN A4 que es el tamaño estándar.
Para cada tema, es mejor tener por separado la teoría con los
ejemplos de los problemas.
Hay que ser ordenado y limpio en la toma de apuntes y en la
resolución de ejercicios. Los alumnos no suelen dar a este aspecto
la importancia que merece.
¡En matemáticas no hay que ahorrar papel!. Estudia siempre
escribiendo y si te atascas en un problema, tacha todo y comienza
de nuevo. Si el atasco persiste, espera un rato y vuelve a
intentarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada